Asociación Sinergia Sostenible

Sinergia Sostenible pone nombre al lugar de encuentro donde se fusionan las ganas de saber y de dar a conocer qué es la sostenibilidad, para buscar el mejor camino de llegar a ella.

Creemos que una de las labores más importantes que hoy en día tenemos los arquitectos es la de emplear nuestras energías en diseñar los mecanismos que permitan lograr un hábitat en equilibrio con el planeta que lo sustenta.
> > > > > lee más

Actividades:

Paralelamente a la confección de este blog, y como parte de un proyecto más amplio de difusión de la información e interactuación con los demás habitantes de este planeta, realizamos otras actividades: Las ya realizadas:

-Charla coloquio “Arquitectura y Sostenibilidad”. .

-Taller para niños ”Arquitectura para Niños”.

-Charla coloquio ”Energías Renovables”.

Sobre difusión y el formato congreso.

Ilustración de Nereida Trelis

Ilustración de Nereida Trelis

Si es casualidad o no, no lo sabemos,  pero algunas componentes de sinergia, hemos tenido la suerte de asistir a varios congresos-eventos de arquitectura en menos de un año. No en todas hemos participado desde la asociación, pero ya sabéis, en este siglo XXI de relaciones líquidas, muchas de nosotras tenemos varios perfiles asociativos y ello nos ha llevado a poder participar de varias maneras en los eventos.  Así que con tantas las miradas contrastadas y con tanta diversidad de implicación, no podíamos dejar de escribir y reflexionar sobre ello.

Lo cierto es que las experiencias no podían haber sido más distintas y cada una tiene su pro y su contra, pero lo más importante es poder conjugarlas las tres, poder hacer realizar el año que viene un congreso múltiple, donde esté lo mejor de las tres. Somos conscientes de que esto es prácticamente imposible, pero escribirlo siempre ayuda a clarificar las ventajas y las desventajas de cada una.

Primero enunciamos los tres enventos:

La variabilidad de los eventos va desde el corte de edad que te encontrabas, el equipo que lo creaba, la participación de los asistentes, la temática que se trataba allí y el precio de la entrada. Podríamos decir que el abanico va desde lo que conocemos por un Congreso con Mayúsculas, a la antigua usanza, con sus grandes ponentes del nivel de Norman Foster, su gran tarima, en un gran edificio de Patxi Mangado (el Baluarte de Pamplona) con una gran organización y mucho caché. Un congreso donde haces grandes descubrimientos como Solano Benítez y donde ves la arquitectura más delicada desde el concepto más reconocido culturalmente hablando (Manuel Aires Mateus). La participación del asistente era prácticamente de oyente, pocas preguntas se hicieron, muy probablemente porque no era el objetivo de tal congreso.

Tenemos también, el congreso de los “jóvenes maduros”. El congreso de los investigadores, personas de diversas edades que tienen algo que decir sobre la sostenibilidad en el mundo arquitectónico, con todo lo que conlleva. Esta vez no había grandes tarimas, aunque sí se trataba de un gran centro docente como es el Carlos Santa María de Donosti. Entre los asistentes se podía ver sobretodo a recién egresados, alumnos a punto de terminar, y más investigadores. Por eso, por las ganas de contrastar datos y pensamientos, el congreso se organizó por salas de debate que estaban contínuamente en activo. Tal vez un poco locura para escoger, pero la participación era el punto fuerte y aunque no hubieron arquitecturas delicadas, el último día se habló de que tal vez estábamos construyendo una nueva manera de pensar.

Y ya para terminar las escalas, existe la del estudiante, la de la contracultura. Hace poco, un amigo nos comentaba que el aprendizaje real, la universidad, se construye en las asociaciones que hacen los estudiantes en la escuela, en lo que consiguen sacar ellos adelante. Pues es el último ejemplo de hace menos de un mes en a Coruña. Ya no se llama congreso, se llama festival, hay conferencias, pero todas ellas ponen el grito sobre lo aprendido hasta ahora, sobre la actualidad en la arquitectura, en las escuelas. Se posicionan hasta en la manera de aprender. El micro iba de un lado a otro, existían las preguntas incómodas y la sala estaba llena de cerebros jóvenes, pero también de profesorado que después de 5 años realizándose el festival, pueden pensar que es interesante acercarse a ver qué pasa por allá. Hubieron talleres, pechakuxas reinterpretados, música a la noche, y la sensación de estar viviendo con el tiempo.

Suponemos que influye que la organización venga de una gran fundación, de una asociación con algo de experiencia, o de un grupo de amigos-estudiantes, pero, ¿podríamos imaginar a Solano Benítez en un festival de arquitectura debatiendo sobre la reutilización de las tejas con Fredy Massad, una estudiante de quinto, Aurora del Zulo, un Norman Foster, una profesora de materiales en un edificio como el Baluarte y con una difusión digital-analógica de lo que está suciendo allí?

Creo, con optimismo, que estamos en el camino.

Deja tu comentario

 

 

 

Puedes utilizar estos HTML tags

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Comment spam protected by SpamBam