Asociación Sinergia Sostenible

Sinergia Sostenible pone nombre al lugar de encuentro donde se fusionan las ganas de saber y de dar a conocer qué es la sostenibilidad, para buscar el mejor camino de llegar a ella.

Creemos que una de las labores más importantes que hoy en día tenemos los arquitectos es la de emplear nuestras energías en diseñar los mecanismos que permitan lograr un hábitat en equilibrio con el planeta que lo sustenta.
> > > > > lee más

Actividades:

Paralelamente a la confección de este blog, y como parte de un proyecto más amplio de difusión de la información e interactuación con los demás habitantes de este planeta, realizamos otras actividades: Las ya realizadas:

-Charla coloquio “Arquitectura y Sostenibilidad”. .

-Taller para niños ”Arquitectura para Niños”.

-Charla coloquio ”Energías Renovables”.

PARQUES COMESTIBLES

 

huerto_necesitados-en-stepienybarno-350-sinergia-sostenible-sinergia-sostenible 

“La ciudad estadounidense de Denver cambias las flores de los espacios públicos por el cultivo de verduras, que luego recolecta y dona a los sin techo”

Vía _ Emilio López-Galiacho

 

 

 

 

“La agricultura urbana es un fenómeno en auge en las grandes ciudades de Estados Unidos. Basta con echar un vistazo a los vecinos que empiezan a cultivar en las azoteas de edificios en el barrio neoyorquino de Brooklyn. Dana Miller tuvo otra idea: convertir los parques públicos en huertos, y que los productos que da ese suelo público sirvan para alimentar a los pobres. (…)”

 

 

 

Acceder a la noticia

 

 

 

Noticia seleccionada por el SINERGIA SOSTENIBLE

 

 

  

 

 

 

 

 

 

 

 

 

1 comentario en PARQUES COMESTIBLES

  • Teo

    Os envío este pequeño “tocho” para que conozcais una experiencia que estamos trabajando en Pamplona/Iruña intentando evitar la destrucción de 85.000 m2 de huertas ecológicas para construir un parque convencional de césped, jardines y árboles.

    EL PARQUE HORTÍCOLA DE ARANTZADI:
    Una oportunidad de Urbanismo “sostenible” en Iruña
    Allá por 2008 el Ayuntamiento de Iruña/Pamplona, tras un concurso, encargó a un equipo de arquitectos elaborar un proyecto de Parque urbano en el meandro de Arantzadi, abarcando unos 270.000 m2 de terrenos de propiedad municipal.
    Pese a que los propios arquitectos estimaban que el meandro estaba “muy bien” y que había que intervenir “muy poco” sobre él, el Proyecto básico aprobado por el Ayuntamiento consistía, resumidamente, en:
    a) sustituir 65.000 m2 de huertas productivas por un bosquete “de inundación”,
    b) sustituir otros 20.000 m2 de huertas por unos jardines,
    c) manteniendo sólo unos 50.000 m2 de huertas (de los 130.000 m2 que existen ahora).
    La razón esgrimida era hacer del meandro un parque urbano convencional, “pisable” por la ciudadanía, del mismo estilo de los que ya hay varios en la ciudad. El costo estimado de esta “pequeña intervención” asciende a unos 9 millones de euros y calculan unos gastos de mantenimiento de 300.000 euros anuales, sin contar con lo que costará su “reparación” cada vez que las inundaciones periódicas causen daños más o menos importantes según su intensidad.
    El proceso de “participación vecinal” se concretó en una charla para 50 personas a las 4,30 pm de un día de trabajo y una exposición en la 2ª planta de un edificio recién inaugurado durante dos semanas. Desde el principio surgieron voces discrepantes en la prensa y en periódicos de los barrios, a quienes nunca el ayuntamiento llamó para debatir sobre el tipo de parque que se quería en Arantzadi.
    La contestación ciudadana se hace algo más fuerte cuando El Ayuntamiento permuta unos terrenos en el borde del parque con un banco, para que éste pueda construir hasta 15.500 m2 de oficinas “dando vistas al parque”.
    Como posible alternativa al parque convencional planteado por el Ayuntamiento, unos grupos de ciudadan@s plantean otro parque urbano algo más sostenible desde el punto de vista económico, ecológico y alimentario; alternativa que se puede resumir en:
    a) Mantener en activo las huertas de producción ecológica existentes, incluso ampliarlas incorporando terrenos del parque hoy improductivos, hasta unos 160.000 m2 de huertas vivas, cuya producción se seguirá vendiendo en los mercados de la propia ciudad;
    b) acondicionar unos 25.000 m2 de praderas y bosquetes existentes, para usos más “masivos” por la ciudadanía, c) repavimentar la red de caminos existente para uso de paseantes y bicis, sin aparcamientos dentro del recinto del parque y
    d) remodelar los setos que cierran las huertas, para que éstas sean visibles por los paseantes del parque.
    El costo estimado de estas obras ronda un millón de euros y el mantenimiento futuro será cero, pues se autofinanciará con los alquileres de los hortelanos. Las inundaciones seguirán siendo beneficiosas para las huertas, en lugar de causar daños en un parque urbano al uso.
    Carlos Verdaguer en su estudio sobre “La agricultura periurbana como factor de sostenibilidad urbano-territorial” plantea que “el objetivo global a alcanzar en estos ámbitos es reducir la huella ecológica de las implantaciones urbanas y mantener tanto la biocapacidad del territorio como las cualidades de su medio natural y rural, sin dejar de incrementar la calidad de vida en el ámbito”.
    En coincidencia con estos planteamientos, el “Parque hortícola” planteado aporta “sostenibilidad” a nuestra ciudad desde varios puntos de vista:
    a) económico, con menos inversión inicial y menos gastos de mantenimiento futuros;
    b) medioambiental: se “rehabilita” el meandro manteniendo sus valores paisajísticos, de absorción de CO2 (una hectárea de huerta absorbe entre 4 y 5 veces más CO2 que una de bosque), sin actuaciones agresivas sobre la naturaleza existente;
    c) cultural: se conservan las tradiciones hortícolas vivas desde hace siglos en este meandro, para seguir transmitiéndoselas a nuestros descendientes;
    d) alimentario: se siguen cultivando productos de reconocida calidad y vendiéndolos cerca de donde se producen, ahorrando gastos de transporte y refrigeración, contribuyendo a una cierta autonomía alimentaria de nuestra ciudad;
    e) laboral: se mantienen, e incluso incrementan, los puestos de trabajo actuales en el sector primario, tan degradado últimamente.
    f) urbanístico: completando la “oferta” de parques urbanos de la capital con un modelo diferente, que enriquece la variedad, en lugar de aumentar sólo la cantidad de “zonas verdes por habitante” que tenemos.
    Creemos que este modelo de parque urbano productivo contribuye de manera real y tangible a la sostenibilidad, actual y futura de esta sociedad, sin grandes aspavientos tecnológicos e intervencionistas, de las que tanto se ha abusado en tiempos de “vacas gordas”, sino con medidas factibles, cercanas y asequibles para un Ayuntamiento en época de crisis como la actual.
    Iruña / Pamplona septiembre 2011

Deja tu comentario

 

 

 

Puedes utilizar estos HTML tags

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Comment spam protected by SpamBam