Asociación Sinergia Sostenible

Sinergia Sostenible pone nombre al lugar de encuentro donde se fusionan las ganas de saber y de dar a conocer qué es la sostenibilidad, para buscar el mejor camino de llegar a ella.

Creemos que una de las labores más importantes que hoy en día tenemos los arquitectos es la de emplear nuestras energías en diseñar los mecanismos que permitan lograr un hábitat en equilibrio con el planeta que lo sustenta.
> > > > > lee más

Actividades:

Paralelamente a la confección de este blog, y como parte de un proyecto más amplio de difusión de la información e interactuación con los demás habitantes de este planeta, realizamos otras actividades: Las ya realizadas:

-Charla coloquio “Arquitectura y Sostenibilidad”. .

-Taller para niños ”Arquitectura para Niños”.

-Charla coloquio ”Energías Renovables”.

LA CIUDAD SANA

1-bruxelles_sinergia-sotenible_500

Desde principios del siglo XX la población está constantemente migrando del campo hacia las ciudades. Los “migrantes”  se plantean las posibilidades que les da la vida en una ciudad a nivel laboral o de servicios, pero pocos reflexionan sobre lo que supone este hecho a otros niveles.

La directora de la OMS (Organización Mundial de la Salud), Margaret Chan, nos recuerda que “Las ciudades concentran oportunidades, pero también riesgos para la salud”. Con este post no queremos criticar el modelo de la ciudad en sí, sino poner en evidencia ciertas problemáticas que nos parecen importantes para ser tomadas como puntos de partida hacia  planteamientos urbanísticos más humanos o sostenibles.

Por otro lado, se dice que no hay nada más sano que vivir en el campo, pero creer en esta imagen un tanto bucólica como en un modelo a seguir para toda la humanidad, sería una utopía. Como dice Jaime Lerner: “La ciudad no es un problema, la ciudad es la solución”. Pero para que realmente esto sea posible hay que plantear una serie de las cuestiones que exigen ser resueltas.Y sin lugar a dudas, una de ellas vendría a ser la salud urbana.

Este tema cobra aún mayor importancia si tenemos en cuenta que hoy ya vive en las ciudades más de la mitad de la población y en 2030, se espera que 6 de cada 10 habitantes del mundo vivan en una urbe. Como consecuencia de ello, según la Organización Mundial de la Salud (OMS), tanto en las megalópolis como en las ciudades pequeñas y medianas, se observará una degradación de las condiciones de salud debido a factores como contaminación atmosférica, lumínica y acústica, tan presentes en cada ciudad. Todo ello, en gran parte, tiene que ver con el intenso tráfico rodado, siendo este elemento el que produce en los ciudadanos un estrés constante - fuente de muchas enfermedades-. Si a todo esto sumamos los factores que tienen que ver con la insuficiencia de infraestructuras (en países en desarrollo), la propagación de enfermedades infecciosas y de enfermedades crónicas causadas por malsanos estilos de vida, no sorprende que la OMS reflexione de manera seria sobre la influencia de las urbes en la salud de sus habitantes. En uno de sus informes presenta una serie de indicadores para analizar la salud urbana en las ciudades del mundo, entre los cuales se encuentran: la vivienda, desarrollo social y erradicación de la pobreza, gestión ambiental, desarrollo económico o gobernabilidad. Todos tienen una relación directa tanto con la salud como con el urbanismo.

Pero, ¿cómo debería ser este urbanismo sano? Según Manuel Gómez Beneyto, que centra el problema de la salud en su campo de psiquiatría, “El tamaño de la ciudad no es suficiente para causar un estilo de vida particular. Una ciudad grande puede estar dividida en barrios bien organizados que satisfagan ampliamente las necesidades  de sus habitantes y generar así un clima de convivencia razonable“. Subraya también un problema a nivel nacional. Aunque ya desde hace 25 años la Unión Europea exige que todos los proyectos que afectan al medioambiente fuesen evaluados antes de ser aprobados para determinar sus efectos sobre la salud humana, tanto física como mental, esta ley no se aplica. Y no es fácil descubrir las razones de tal situación, ya que “en el momento actual disponemos de las técnicas adecuadas para predecir el impacto que un proyecto de construcción puede ejercer sobre la salud.”

Como respuesta a esta situación este año la OMS  propone una acción global organizada para celebrar el día de la salud, enfocada para los ciudadanos y con carácter lúdico. Una gran fiesta urbana denominada “1000 ciudades 1000 vidas”,  que se desarrolla en el espacio público de las ciudades participantes, tan a menudo ocupado por el tráfico rodado. Durante una semana del mes de abril se invitó a los ciudadanos a cambiar algunos de sus hábitos menos saludables. Para ello se les posibilitaba una serie de actividades como carreras o caminatas por la ciudad, actividades deportivas en los parques, conferencias sobre la salud urbana o promoción de los alimentos sanos. Todo ello, en  calles abiertas y libres de tráfico.

De esta manera, se consigue que los ciudadanos sean mucho más conscientes de lo que supone vivir en la ciudad. Ojalá también lo sean quienes gobiernan nuestras urbes porque, como afirma Margaret Chan, “el buen gobierno de una ciudad puede producir una esperanza de vida de 75 años o más”. En el caso contrario, “la expectativa de vida puede ser tan baja como de 35 años”. Esta última cifra se refiere a un gran número de las ciudades pertenecientes a los países en vías de  desarrollo.

Un viejo proverbio médico dice que más vale prevenir que curar y esto sí que se puede hacer desde las mejoras urbanísticas. Así que parece más sensato proponer un carril bici que otra clínica más.
La salud urbana no es más que otra excusa para hablar del buen urbanismo que no tenemos y que tanto necesitamos. Por esto, nos parecen tan interesantes las iniciativas como la organizada por la OMS tanto a corto como a largo plazo.

Autora: Agnieszka Stepien

Deja tu comentario

 

 

 

Puedes utilizar estos HTML tags

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Comment spam protected by SpamBam