Asociación Sinergia Sostenible

Sinergia Sostenible pone nombre al lugar de encuentro donde se fusionan las ganas de saber y de dar a conocer qué es la sostenibilidad, para buscar el mejor camino de llegar a ella.

Creemos que una de las labores más importantes que hoy en día tenemos los arquitectos es la de emplear nuestras energías en diseñar los mecanismos que permitan lograr un hábitat en equilibrio con el planeta que lo sustenta.
> > > > > lee más

Actividades:

Paralelamente a la confección de este blog, y como parte de un proyecto más amplio de difusión de la información e interactuación con los demás habitantes de este planeta, realizamos otras actividades: Las ya realizadas:

-Charla coloquio “Arquitectura y Sostenibilidad”. .

-Taller para niños ”Arquitectura para Niños”.

-Charla coloquio ”Energías Renovables”.

DEMANDA INFORMACIÓN

gulliver

Hablábamos, en Somos Demanda, de la importancia de conocer el funcionamiento de nuestro mundo. De la potencia del individuo que, informado y consciente, decide apostar, mediante el consumo, la opinión, el voto, el asociacionismo y la red; por un modo sostenible de gestionar el planeta.

Señalábamos entonces, que un individuo es una demanda y muchos, organizados en red, son una gran demanda a la que atender. Cada uno de nosotros, en nuestra vida cotidiana, disponemos de muchas oportunidades para incidir en el funcionamiento de nuestra realidad económica, social y medioambiental. Muchas de esas oportunidades se producen en el mismo momento en el que consumimos. Para aprovecharlas realmente necesitamos información y para tenerla hay que exigirla.

 

Necesitamos saber la procedencia de los productos que consumimos: en qué condiciones laborales han sido producidos, cuántos kilómetros han recorrido y por cuántos intermediarios han pasado hasta llegar a nuestras manos. De esta manera, podremos hacernos una idea del efecto social que conllevan: si la producción y puesta en el mercado de un producto ha repartido sus beneficios ecuánimemente entre todos los agentes intervinientes o si, por el contrario, se ha presionado a unos para que los otros obtengan mayores beneficios.

 

Es importante saber de qué están hechos, cuál es su mochila ecológica (“Suma de materiales movilizados y transformados durante todo el ciclo de vida de un bien de consumo, desde su creación hasta su papel como residuo”), si sus materiales son tóxicos, cuánta energía se ha consumido en su fabricación y transporte y la cantidad de residuos (entre ellos CO2) que se producen en su ciclo de vida. De esta forma, podríamos hacernos una idea aproximada del coste medioambiental del producto y, comprobando el ahorro que supone, valoraríamos realmente la importancia de que un producto sea reciclado, reciclable o reutilizable.

 

Si se nos niega el derecho a la información, se nos niega, al mismo tiempo, la capacidad de elegir libre y responsablemente. Se nos dificulta el ejercicio del poder que tenemos como individuos, para decidir el mundo que queremos. Porque somos demanda: consumimos, compramos y votamos. Mediante un buen ejercicio de estas funciones, podemos realmente intervenir en este poderoso equilibrio de fuerzas que constituyen la oferta y la demanda y que, como hemos comentado, determinan el destino del planeta.

 

El precio final nos permite observar cuál es la relación entre el PVP final de un producto y la repercusión medioambiental y social que conllevan su producción y salida al mercado. Es desolador comprobar que productos que han producido efectos muy negativos sobre nuestro entorno resultan tener, finalmente, un precio muy atractivo. ¿Qué está ocurriendo para podamos comprar una camiseta, fabricada en China, por cinco euros? Pensemos en que está constituida por varios materiales, ha sido manufacturada, transportada y puesta en venta en un establecimiento que tiene una serie de costes de mantenimiento, unos empleados y un margen de beneficio que obtener.

 

Utilizando el principio de quien contamina paga. ¿No es más entonces más razonable gravar con impuestos a los productos de prácticas dañinas para nuestro entorno? ¿No sería, de este modo, más competitivo ser solidarios, limpios y eficientes? Creemos que es tiempo de comenzar a valorar, en su justa medida, la clase de trabajo que hay detrás de los objetos, los servicios y el ocio que consumimos. Entendemos que esta es la única manera de conseguir ser unos consumidores comedidos y responsables, sabedores de que otro mundo es posible y que, de alguna manera, lo podemos lograr.

¿Y qué piensas tú?

Autora: Arantxa Díez

3 comentarios en DEMANDA INFORMACIÓN

  • Arantxa_sinergia sostenible

    Hola Miguel,
    super interesante la página que nos recomiendas, llena de gráficos con un diseño muy cuidado y de información acerca de temas muy variados: económicos, sociales, políticos…
    Muy recomendable para el curioso, para el que busca datos concretos, e incluso, el amante del diseño gráfico.
    Ya está en mis favoritos.
    Muchas gracias,

  • Teo

    Os mando este pequeño “tocho” para que concozcais una experiencia que estamos viviendo ahora en Pamplona/Iruña intentando evitar que destruyan 85.000 m2 de huertas ecológicas para construir un parque convencional de hierba, árboles y jardines.

    EL PARQUE HORTÍCOLA DE ARANTZADI:
    Una oportunidad de Urbanismo “sostenible” en Iruña
    Allá por 2008 el Ayuntamiento de Iruña/Pamplona, tras un concurso, encargó a un equipo de arquitectos elaborar un proyecto de Parque urbano en el meandro de Arantzadi, abarcando unos 270.000 m2 de terrenos de propiedad municipal.
    Pese a que los propios arquitectos estimaban que el meandro estaba “muy bien” y que había que intervenir “muy poco” sobre él, el Proyecto básico aprobado por el Ayuntamiento consistía, resumidamente, en:
    a) sustituir 65.000 m2 de huertas productivas por un bosquete “de inundación”,
    b) sustituir otros 20.000 m2 de huertas por unos jardines,
    c) manteniendo sólo unos 50.000 m2 de huertas (de los 130.000 m2 que existen ahora).
    La razón esgrimida era hacer del meandro un parque urbano convencional, “pisable” por la ciudadanía, del mismo estilo de los que ya hay varios en la ciudad. El costo estimado de esta “pequeña intervención” asciende a unos 9 millones de euros y calculan unos gastos de mantenimiento de 300.000 euros anuales, sin contar con lo que costará su “reparación” cada vez que las inundaciones periódicas causen daños más o menos importantes según su intensidad.
    El proceso de “participación vecinal” se concretó en una charla para 50 personas a las 4,30 pm de un día de trabajo y una exposición en la 2ª planta de un edificio recién inaugurado durante dos semanas. Desde el principio surgieron voces discrepantes en la prensa y en periódicos de los barrios, a quienes nunca el ayuntamiento llamó para debatir sobre el tipo de parque que se quería en Arantzadi.
    La contestación ciudadana se hace algo más fuerte cuando El Ayuntamiento permuta unos terrenos en el borde del parque con un banco, para que éste pueda construir hasta 15.500 m2 de oficinas “dando vistas al parque”.
    Como posible alternativa al parque convencional planteado por el Ayuntamiento, unos grupos de ciudadan@s plantean otro parque urbano algo más sostenible desde el punto de vista económico, ecológico y alimentario; alternativa que se puede resumir en:
    a) Mantener en activo las huertas de producción ecológica existentes, incluso ampliarlas incorporando terrenos del parque hoy improductivos, hasta unos 160.000 m2 de huertas vivas, cuya producción se seguirá vendiendo en los mercados de la propia ciudad;
    b) acondicionar unos 25.000 m2 de praderas y bosquetes existentes, para usos más “masivos” por la ciudadanía, c) repavimentar la red de caminos existente para uso de paseantes y bicis, sin aparcamientos dentro del recinto del parque y
    d) remodelar los setos que cierran las huertas, para que éstas sean visibles por los paseantes del parque.
    El costo estimado de estas obras ronda un millón de euros y el mantenimiento futuro será cero, pues se autofinanciará con los alquileres de los hortelanos. Las inundaciones seguirán siendo beneficiosas para las huertas, en lugar de causar daños en un parque urbano al uso.
    Carlos Verdaguer en su estudio sobre “La agricultura periurbana como factor de sostenibilidad urbano-territorial” plantea que “el objetivo global a alcanzar en estos ámbitos es reducir la huella ecológica de las implantaciones urbanas y mantener tanto la biocapacidad del territorio como las cualidades de su medio natural y rural, sin dejar de incrementar la calidad de vida en el ámbito”.
    En coincidencia con estos planteamientos, el “Parque hortícola” planteado aporta “sostenibilidad” a nuestra ciudad desde varios puntos de vista:
    a) económico, con menos inversión inicial y menos gastos de mantenimiento futuros;
    b) medioambiental: se “rehabilita” el meandro manteniendo sus valores paisajísticos, de absorción de CO2 (una hectárea de huerta absorbe entre 4 y 5 veces más CO2 que una de bosque), sin actuaciones agresivas sobre la naturaleza existente;
    c) cultural: se conservan las tradiciones hortícolas vivas desde hace siglos en este meandro, para seguir transmitiéndoselas a nuestros descendientes;
    d) alimentario: se siguen cultivando productos de reconocida calidad y vendiéndolos cerca de donde se producen, ahorrando gastos de transporte y refrigeración, contribuyendo a una cierta autonomía alimentaria de nuestra ciudad;
    e) laboral: se mantienen, e incluso incrementan, los puestos de trabajo actuales en el sector primario, tan degradado últimamente.
    f) urbanístico: completando la “oferta” de parques urbanos de la capital con un modelo diferente, que enriquece la variedad, en lugar de aumentar sólo la cantidad de “zonas verdes por habitante” que tenemos.
    Creemos que este modelo de parque urbano productivo contribuye de manera real y tangible a la sostenibilidad, actual y futura de esta sociedad, sin grandes aspavientos tecnológicos e intervencionistas, de las que tanto se ha abusado en tiempos de “vacas gordas”, sino con medidas factibles, cercanas y asequibles para un Ayuntamiento en época de crisis como la actual.
    Iruña / Pamplona septiembre 2011

Deja tu comentario

 

 

 

Puedes utilizar estos HTML tags

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Comment spam protected by SpamBam