Asociación Sinergia Sostenible

Sinergia Sostenible pone nombre al lugar de encuentro donde se fusionan las ganas de saber y de dar a conocer qué es la sostenibilidad, para buscar el mejor camino de llegar a ella.

Creemos que una de las labores más importantes que hoy en día tenemos los arquitectos es la de emplear nuestras energías en diseñar los mecanismos que permitan lograr un hábitat en equilibrio con el planeta que lo sustenta.
> > > > > lee más

Actividades:

Paralelamente a la confección de este blog, y como parte de un proyecto más amplio de difusión de la información e interactuación con los demás habitantes de este planeta, realizamos otras actividades: Las ya realizadas:

-Charla coloquio “Arquitectura y Sostenibilidad”. .

-Taller para niños ”Arquitectura para Niños”.

-Charla coloquio ”Energías Renovables”.

LA CRISIS DE LA “FELICIDAD”

 

sinergia-sostenible-quiero-que-gastes-mucho-3501

 

Mientras el primer  mundo se empeña en basar su esperanza de felicidad en conseguir cada vez mayores niveles de riqueza, la realidad se impone a esta ilusión,  con una no tan inesperada crisis, que hace temblar los cimientos de tan dudoso sistema económico.

 

 

El ser humano ha ido olvidando la importancia de SER, de ser persona, y cada vez ha tomado más protagonismo el concepto de tener o de hacer. En el día a día de esta sociedad del consumo ya nadie es valorado por lo que es. Parece bonito poder rescatar del recuerdo las ideas de Erich Fromm.  En nuestra sociedad del bienestar todo tiende a estar  encaminado a poseer, y cuanto más mejor. Si nuestras arcas están bien repletas y sobretodo mas llenas que las de nuestro vecino, entenderemos que la vida nos sonríe.  A través de este desmedido consumismo y unas ansias de aparentar lo que muchas veces no somos, vamos edificando nuestra existencia.

 

Cada vez con más asiduidad los medios de comunicación nos apabullan  con  imágenes sugerentes en las que todo se basa en comprar sin control. De esta forma intentamos llegar a una inalcanzable felicidad, que en la práctica se convertirá en  un espejismo de ella basada en gratificaciones inmediatas a nuestros deseos. Con todo ello vamos dando forma a nuestra sociedad del bienestar donde cada uno de nosotros montamos nuestro escaparate para que los demás nos valoren por la imagen que somos capaces de proyectar hacia el exterior,  escondiendo en un pequeño cofre la esencia de nuestro ser. El cofre es tan pequeño y lo solemos esconder con tanto ahínco que muchas veces ni nosotros mismos somos capaces de encontrarlo.

 

Toda esta situación está avalada por un sistema económico que se mantiene en un inestable equilibrio y que actualmente puede estar llegando a su fin. Este colapso económico que nos ha llevado a la crisis nos debería ayudar a reflexionar y emprender una nueva búsqueda hacía una auténtica felicidad. Para conseguirla debemos apostar por  nuevos valores, que nos ayudasen a no ser simples números del sistema con una capacidad ilimitada para consumir. Conceptos como intercambio de información, solidaridad o cooperación deberían volver a nuestro vocabulario del  día a día, como algo que sostenga una nueva forma ética de habitar el planeta.

 

Mientras tanto nuestros políticos siguen apostando por los de siempre, por los que les  mantienen en la poltrona, mientras que el planeta sigue temblando ante tanto egoísmo y  avaricia.   Por desgracia todos los intentos de salir de la crisis se están encauzando en volver a potenciar y hacer crecer los sectores económicos (mercado inmobiliario y automovilístico) que nos llevaron a la actual situación límite. La consecuencia de esta inversión propia de una visión a cortísimo plazo,  puede ser una ilusoria recuperación del sistema en los próximos años, y una aparente nueva tranquilidad. Ante este panorama el latente peligro de ser abocados en breve a  nueva crisis económica y medioambiental, de consecuencias impredecibles y nada halagüeñas no será fácil de aplacar.

 

El planeta no parece tener líderes políticos que se atrevan a  aprovechar la crisis para plantear una nueva apuesta hacia otra forma de habitar el planeta. Por otro lado, parece complicado que a título individual salgamos por nosotros mismos de nuestro egoísmo y nuestra comodidad. Quizás nuestra única esperanza resida en  las nuevas organizaciones de una escala intermedia, que protejan los valores de equidad social, de una economía solidaria, y toman por bandera la defensa del medio ambiente.

 

Como cantan los Chambao, el cambio de conciencia se hace más necesario que nunca. Quizás todavía dependamos de nosotros mismos  para salvar al ser humano de su propia locura  y a la vez dar al planeta opciones de sobrevivir a nuestra barbarie.

 

 

Y para terminar nada mejor que rescatar las palabras de Bauman, “no hay razones para ser optimistas pero Dios nos libre de  perder la esperanza!”

 

                                                                                       Autor: Lorenzo Barnó

 

 

2 comentarios en LA CRISIS DE LA “FELICIDAD”

  • Paula

    Si es que hay veces que me dan ganas de decir “bienvenida sea la crisis”…yo creo que en algunos sectores (sobre todo en el tema de la identidad que tú explicas) hacía falta como agua de mayo…claro que esto no se puede decir más que con la boquita pequeña, y aún así a riesgo de ser acusada de frívola…no pierdo de vista los miles de problemas familiares y situaciones dramáticas que la crisis ha ocasionado…pero había que dejar de retroalimentar esta situación ficticia en la que basábamos nuestra economía y nuestro estilo de vida…

    Felicidades por este nuevo espacio!

  • Hola Paula. Bienvenida a Sinergia Sostenible y muchas gracias por tu aportación. Como bien dices la crisis ha traído mucho sufrimiento pero a nivel urbanístico evitará que se sigan macizando nuestras ciudades de mala manera. También es cierto que no siempre se hacen las cosas mal, y que no todos los promotores y políticos son tan malos como se puede deducir del artículo, y por ello en próximas entradas esperamos ser menos fatalistas, e intentar ver el baso medio lleno!

Deja tu comentario

 

 

 

Puedes utilizar estos HTML tags

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Comment spam protected by SpamBam