Asociación Sinergia Sostenible

Sinergia Sostenible pone nombre al lugar de encuentro donde se fusionan las ganas de saber y de dar a conocer qué es la sostenibilidad, para buscar el mejor camino de llegar a ella.

Creemos que una de las labores más importantes que hoy en día tenemos los arquitectos es la de emplear nuestras energías en diseñar los mecanismos que permitan lograr un hábitat en equilibrio con el planeta que lo sustenta.
> > > > > lee más

Actividades:

Paralelamente a la confección de este blog, y como parte de un proyecto más amplio de difusión de la información e interactuación con los demás habitantes de este planeta, realizamos otras actividades: Las ya realizadas:

-Charla coloquio “Arquitectura y Sostenibilidad”. .

-Taller para niños ”Arquitectura para Niños”.

-Charla coloquio ”Energías Renovables”.

EMISIONES DE CO2 Y SOSTENIBILIDAD

 

sinergia-sostenible-350

 

Seattle, ciudad del estado de Washington, ha establecido un programa de reducción de sus emisiones de CO2, con el objetivo de compensar las emisiones de carbono para el año 2030 . No deja de sorprender que el segundo país con mayor huella ecológica del mundo y que hasta este año 2009 no había ratificado ningún plan de eficiencia energética, sea uno de los que primero proponen una ciudad que compense sus emisiones de carbono. Buenas proposiciones escuchamos todos los días. Daremos un tímido voto de confianza. Yes, Seattle can.

 La noticia, no obstante, puede servir para analizar el tema de la medición de la sostenibilidad a través de una más o menos sofisticada “calculadora de emisiones” ¿se puede llegar a un estándar de sostenibilidad mediante la medición y contención estricta de nuestras emisiones de carbono? ¿somos realistas al creernos capaces de no solo mantener sino de además reducir nuestras emisiones globales de CO2 cuando se prevé un incremento de 2.200 millones de personas de aquí al año 2050 ?

 En las políticas de reducción de emisiones se deben de tener en cuenta todos los focos de nuestras emisiones, desde el análisis del ciclo de vida de los objetos que consumimos hasta la forma de ocupación de nuestro territorio. Con esto se quiere decir que el objetivo no se cumple con la simple sustitución de nuestros electrodomésticos por uno de “clase A” o la instalación de placas solares en la cubierta de nuestros edificios. La ciudadanía en bloque tiene que estar dispuesta a aceptar todo aquello que realmente tendríamos que tener en cuenta si queremos reducir nuestras emisiones. Quizás sea un reto utópico. La clave puede estar en el equilibrio entre concienciación ciudadana y desarrollo tecnológico.

Acudimos a uno de los estándares de mayores emisiones de CO2, los desplazamientos en avión, y nos podemos sorprender al encontrar compañías que tienen programas de neutralización del carbono de sus vuelos. De ahí que se plantee la cuestión de si estamos dispuestos a reducir nuestros desplazamientos de avión globales o bien de acudir a programas de neutralización de esas emisiones. Esta vez nos podemos dejar llevar por la intuición al afirmar que tendrá más éxito la segunda opción.

 Es entonces cuando conviene recordar que no tiene mucho sentido plantear nuevos mecanismos de reducción de emisiones reduciendo a su vez los presupuesto de I+D+i (investigación, desarrollo, innovación).

Lo aquí expuesto no pretende  ni mucho menos quitarle valor a las corrientes de reducción de la producción económica (decrecimento), sino a establecer programas donde el decrecimiento se solidarice con el I+D+i, la normativa estatal de obligado cumplimiento y la concienciación ciudadana.

Autora: Amaya González.

 

Deja tu comentario

 

 

 

Puedes utilizar estos HTML tags

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Comment spam protected by SpamBam